Viernes: pasa por el Camino de la Sal

Este viernes pasa por el Camino de la Sal, con sal traída del mar Muerto, y por tu fe, vence el mal que está destruyendo a tu familia.



Este 20 de mayo continuamos con el propósito de la Novena de Limpieza Espiritual, en todas las Universal. ¿Por qué es importante? Cada día que pasa, los problemas espirituales han esclavizado la vida de las personas. Depresión, ansiedad, enfermedades emocionales, ver sombras, escuchar voces, padecimientos de los cuales los médicos no descubren la causa, envidia, insomnio, vicios, brujería, entre otros. Incluso muchas personas piensan que los problemas de su vida se deben a que están «salados» o «les echaron la sal». Siendo esta el motivo de miedo y desconfianza cuando se la pisa o se la encuentra derramada en alguna parte. En realidad, la sal es buena De hecho, en la brujería también es utilizada, convirtiendo este elemento en algo oscuro y dañino. No obstante, ¿sabías que la sal en realidad es buena? Esto sucede porque el mal toma las cosas buenas creadas por Dios, distorsionando su verdadero significado. Si se utiliza de manera correcta con base en la fe, no es un elemento al cual temerle. Jesús menciona este elemento y explica que la sal es buena (Marcos 9:50). Si Él dijo que es buena, vamos a utilizarla y extraer sus beneficios. Y si nos ponemos a pensar, es lo que se usa comúnmente para darle sabor a los alimentos. Pasa por el Camino de la Sal Por eso, este 20 de mayo, en la reunión de Viernes de Liberación Espiritual vamos a utilizar este elemento en todas las Universal para que por tu fe, el mal que destruye a tu familia sea derrotado.

« Y ahora, ten a bien bendecir la casa de tu siervo, a fin de que permanezca para siempre delante de ti; porque tú, oh Señor Dios, has hablado y con tu bendición será bendita para siempre la casa de tu siervo.» (2 Samuel 7:29).

Pasaremos por el Camino de Sal, con sal del mar Muerto, y por la fe todo lo que esté muerto como deudas, salaciones, vicios, maldiciones, enfermedades, brujería, mal de ojo y tormentos, etcétera, sea arrancado de tu vida.