top of page

¿Sed de conocimiento o sed de Dios?

Lea y medite en el mensaje de hoy


El problema no es lo que no entiende de la Biblia, sino lo que entiende y no obedece. Entonces, en un mundo de tantas preguntas ¿será que las personas realmente buscan practicar la voluntad de Dios, o simplemente quieren el estatus de conocedores líricos? Prestemos atención a lo que está escrito:


«la letra mata, pero el Espíritu da vida» (2 Corintios 3:6).

Absorber buena información sobre Dios, trabajar duro en el estudio de la teología, imitar referencias de fe o gratitud por los milagros recibidos no son suficientes para la salvación. Porque la Palabra de Dios solo genera vida cuando pasa de la teoría a la práctica. De lo contrario, ella mata, y seguirá condenando en la eternidad.

Sin el «Espíritu que vivifica» podemos convertirnos en maestros como Nicodemo y permanecer en la ignorancia. Es decir, leemos, escuchamos, estudiamos y no entendemos nada de forma espiritual y correcta. ¿Alguna vez ha notado cómo el Señor Jesús siempre preguntaba a los doctores de la ley: «¿Nunca has leído las Escrituras?».

¿Cómo? ¿Cuál fue esa pregunta? Jesús sabía que esos hombres nacían escuchando las Escrituras, aprendían a leer con las Escrituras en la mano, yendo a escuelas especializadas de Torá…

¡Fueron 40, 50, 60 años de experiencia con el Texto Sagrado, pero sin ningún provecho, en la práctica!

Frente a este caos ¿qué podría ser peor que una vida entera de engaño? La religiosidad mata, sin embargo, la revelación del Espíritu Santo trae vida y vida abundante.

No necesitamos saber todo acerca de Dios, pero debemos obedecer todo lo que Él nos muestra. Duras palabras, lo sé, pero ¿no es la Verdad la que te libera?

Por Núbia Siqueira

Comentários


bottom of page