top of page

Perdidos


«Porque el Hijo del Hombre ha venido a salvar lo que se había perdido.» (Mateo 18:11)

El hombre y la mujer se habían perdido, estaban en tinieblas por negarse a seguir los consejos y ordenanzas del Padre Celestial. Tuvieron lo mejor, Su compañía diaria con ellos. Pero por desobedecerlo, fueron expulsados ​​del Jardín del Edén.

Sin embargo, por amarlos de tal manera, fue necesario entonces que Dios ofreciera a Su Hijo para rescatarlos, salvándolos de la muerte eterna, y luego, hacer con aquellos que quieren redimirse ante el Altísimo una Nueva Alianza, que podrá ser por toda la eternidad, si son fieles a Sus Preceptos. Por Ester Bezer

Comments


bottom of page