Para nacer de nuevo, ¡primero hay que morir para el mundo!