top of page

Lo que la mujer de Dios NO es y NO hace



  • Es tan independiente que no necesita estar dentro de la voluntad de Dios, le bastan sus propias ideas.

  • Es más valiente para pecar que para vivir en santidad para Dios.

  • Depende de la autoestima para sentirse bien consigo misma y no se preocupa de quién es en el interior.

  • No se arrepiente de ninguno de los errores que comete, pues se justifica por ser víctima de los demás.

  • Se jacta de la belleza, la moda, la popularidad y la carrera de la que puede presumir, pero no le da importancia a la eternidad.

  • Desiste fácilmente de lo que es bueno, pero insiste en ser orgullosa de quien es.

  • Complica todo en la vida, siempre queriendo vivirla intensamente, y olvida que todo lo que se siembra un día será cosechado.

  • No piensa en el mañana, mucho menos aprende de sus propios errores, prefiere dejar todo para después cuando normalmente ya es muy tarde.

  • Le da más valor a la palabra de personas que apenas conoce, que no viven en la fe, que a la Palabra del propio Dios, en quien dice creer.

  • Solo piensa en realizar sus propios sueños, hacer su voluntad y el resto… después le carga la cuenta a Dios.

  • Nunca está satisfecha, siempre quiere más, nada es suficiente para ella.

  • No invierte en lo espiritual, no valora al Espíritu Santo, pero fácilmente culpa a Dios por sus fracasos.

  • Se promueve a sí misma en la insana búsqueda de seguidores y se engaña al decir que lo hace para Dios.


bottom of page