top of page

Las vanidades son los deseos del corazón

Lucifer ya hizo su elección. ¿Y usted?



Las vanidades son los deseos del corazón. No es posible conciliar nuestra voluntad con la voluntad de Dios. O dejaremos de servirle o dejaremos de servirnos a nosotros mismos. Las vanidades también promueven elogios, admiración, loor, respeto. Las vanidades son frutos de la gloria de este mundo. El Señor Jesús dijo que debemos elegir en qué mundo queremos vivir… este, lleno de vanidades, o el Suyo, en el que no hay lugar para la vanidad. Lucifer ya hizo su elección. ¿Y usted? Por Cristiane Cardoso



Comments


bottom of page