Fe inteligente vs. Fe burra

Acompañe la palabra amiga del obispo Macedo