top of page

¿Demasiado temprano para buscar a Dios?


No hay forma de recuperar el tiempo perdido. Lo hecho, hecho está (y nada puede cambiar eso). El tiempo es un recurso no renovable (y por lo tanto vale más que el dinero). Así, hay personas que posponen la decisión de entregarse definitivamente a Dios. El problema es que en algún momento ese tiempo se acabará. La imagen general: Al respecto el obispo Renato Cardoso observó: «La gran pregunta es que no sabemos cuándo se detendrá nuestro reloj. No sabe si su corazón se detendrá en algún momento. Porque eso también puede pasar. No sabe cuándo terminará su vida». Por eso es un gran error postergar las decisiones importantes de la vida. Y el principal es sobre dónde viviremos en la eternidad: si con Dios o en la condenación. La salvación de nuestra alma es algo que conquistamos todos los días. Y eso solo será posible mientras tengamos aliento de vida. Cuando nuestra respiración se detiene, se acabó. La persona tendrá un destino: el cielo o el infierno. «Entonces tiene que asegurar su salvación mientras todavía hay tiempo. La Biblia nos enseña que debemos buscar a Dios mientras podamos encontrarlo. Y usted que “planea” buscar a Dios no está “buscando” a Dios. Usted que “planea” orar no está “orando”. “Planificar” el arrepentimiento, hacer las cosas mal y hacer las paces con Dios no es “arrepentirse” y no es “hacer las paces con Dios”. Entienda: la intención no va a resolver su problema», señaló. ¿Qué hacer? «Si necesita arrepentirse, arrepiéntase ahora. Deje el error. Pídale perdón a alguien, pídalo ahora. Enmiéndese bien con Dios ahora. No posponga esa decisión en su vida. No crea que tiene tiempo», advirtió el obispo.

Komentarze


bottom of page