top of page

45 años de Iglesia Universal: ¿Cómo se logró?

El 9 de julio de 2022, la Iglesia Universal celebra su 45 aniversario.



En este artículo usted aprenderá cómo la fe sobrenatural fue fundamental para que una Iglesia que comenzó en un pequeño quiosco pudiera llegar a cientos de países y millones de personas en todo el mundo.


Edir Macedo nació el 18 de febrero de 1945, en la tranquila ciudad de Rio das Flores (Rio de Janeiro). Fue el cuarto hijo de Henrique Bezerra y Eugênia de Macedo Bezerra o doña Geninha, como se la conocía cariñosamente.


En 1963 inició su carrera profesional como funcionario. Se convirtió en asiduo de la Lotería del Estado de Río de Janeiro (Loterj) y trabajó como investigador en el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE) durante el censo económico de 1970. Dejó esto para dedicarse a la Obra de Dios, lo que en su momento, fue considerado por algunos como una locura.


Habiendo sido bautizado con el Espíritu Santo, el Obispo Edir Macedo pidió la oportunidad de predicar el evangelio en la iglesia a la que asistía, “Nova Vida”, pero sus líderes en ese momento no se lo permitieron. Con el intenso deseo de salvar almas, Edir Macedo y su cuñado Romildo Ribeiro Soares, conocido como R.R. Soares, migraron a la iglesia Casa da bênção, pero una vez más, su llamado a predicar el evangelio fue negado.


Pero el impulso de predicar el evangelio seguía ardiendo en el interior de Edir Macedo, por lo que decidió seguir su camino. Con la Biblia en la mano y un altavoz portátil se dirigió al quiosco de Méier en el estado de Río de Janeiro, donde realizó su primera reunión. Llevaba la Palabra de Dios a los que pasaban. Hoy, 45 años después, vemos el impresionante crecimiento que el Espíritu Santo ha realizado a través de esta obra para la gloria de Dios.



“Quienes pasaban por el quiosco de Méier sabían que allí pasaba algo diferente… El quiosco estaba sucio y tenía un olor insoportable a orina. Aún así, me puse de pie y continué la reunión improvisada con una enseñanza del Evangelio.

Siempre hablaba de salvación y oraba por los que querían acoger a Jesús… Cinco, diez, quince, hasta treinta personas empezaron a seguir fielmente mi predicación al aire libre”. (Extracto tomado del libro “Nada que perder 1”).


Era la mañana del sábado 9 de julio de 1977 y algunas personas que vivían en el barrio Abolição, en el norte de la ciudad de Río de Janeiro, presenciaron un movimiento diferente. En este día nació el primer templo de la Iglesia Universal.

El lugar elegido para ello fue el antiguo galpón de una funeraria, albergó alrededor de 225 personas en la reunión inaugural. Luego de la inauguración, la iglesia recibió a más de 400 personas durante las reuniones diarias.


“Días antes, dedicábamos las mañanas a cuidar lo mínimo para el funcionamiento del inmueble. Pintamos las paredes, limpiábamos el suelo, arreglábamos los baños, hacíamos una limpieza general. Los carpinteros contratados a costo de mano de obra completaron los ajustes finales al altar y al púlpito. Los bancos de madera, comprados a plazos hasta donde alcanzaba la vista, se colocaron para recibir al nuevo público”.

En la década de 1980, la Universal llevó a cabo la labor de evangelización a través de medios a veces alquilados en radio y televisión. Pero el Obispo Edir Macedo sintió la necesidad de tener su propia plataforma para predicar el Evangelio. Fue entonces cuando surgió la oportunidad de adquirir la Radio Copacabana, una de las estaciones AM más populares y famosas de Río de Janeiro en ese momento.


“La estación requirió mi presencia frecuente en sus primeros años de funcionamiento. Y entendí esta adquisición como una meta cumplida para la predicación del Evangelio”, dice el Obispo. Sus días, noches y madrugadas las dedicaba a programar y brindar asistencia espiritual a los oyentes.

45 años después, la Iglesia Universal ha crecido y se ha multiplicado en todo el mundo. Hoy existen más de 12.000 templos en 142 países de los cinco continentes, donde miles de Obispos y pastores llevan la fe y la fe en el Dios vivo. “Allí, en ese momento, en la resurrección de los ‘muertos en aquella funeraria, comenzó la Iglesia Universal que hoy conocemos. Todo esto era minúsculo, algo muy, muy pequeño comparado con tantas situaciones extraordinarias que viviríamos. Innumerables batallas que nos ponen entre la vida y la muerte, pero innumerables triunfos fuera de lo común. Cientos de países, miles de pastores, millones de fieles asistentes y miembros. Una iglesia palpitante de fe y de vida. Almas ganadas para el Reino de Dios”. (Extracto tomado del libro “Nada que perder 1”).

La Iglesia Universal por el mundo




Comments


bottom of page