top of page

Vanidad y Aflicción


«Y aborrecí la vida, porque me era penosa la obra que se hace bajo el sol, pues todo es vanidad y correr tras el viento.» (Eclesiastés 2:17).

Quien ama al mundo y las cosas que hay en él, conquistando muchas cosas, alimentando su vanidad y sueños, un día llegará a la misma conclusión del rey Salomón, que nada de esas cosas satisfacen al alma. Ese vacío en el corazón solo es llenado con la presencia del Dios supremo.

Por Ester Bezerra

Kommentare


bottom of page