top of page

Si quieres prosperar, no hagas esto...


La huida del pueblo de Israel de Egipto nos brinda muchas lecciones, especialmente sobre lo que NO debemos hacer cuando se trata de prosperar aliado al Altísimo. En el capítulo 14 de Éxodo se encuentra el relato de este momento de gran tensión y allí vemos actitudes del pueblo y de Moisés que no debemos seguir si deseamos agradar a Dios. Descartar Su dirección Dios solo se comunica con aquellos que le van a obedecer; no pierde tiempo con aquellos que no prestarán atención a Su guía. Comprende que no siempre entenderemos Sus planes, pero cuando obedecemos y confiamos, veremos Su Poder en acción. Dejar que el miedo nos domine No temas perder algo, comenzar de nuevo o intentarlo otra vez después de sufrir un revés. A veces, Dios permite cosas así para que aprendamos a tomar mejores decisiones y nos recompense más adelante. Además, no te preocupes por las personas que el Señor aleja de tu camino. Él sabe lo que permite y por qué lo permite. No es hora de tener miedo, es hora de confiar. Quejarnos Si te concentras solo en tus problemas y en la difícil situación que estás enfrentando, te llenarás de miedo y, sin duda, cometerás uno de los peores errores cuando se trata de prosperar con Dios: quejarte. El ser humano tiene dificultades para esperar, quieren todo a su manera y en su momento, y si lo que imaginaron no sucede, se quejan y dicen tonterías. Esta actitud desagrada mucho a Dios. Él espera confianza de ti, no quejas y lamentos. Él no es ciego, ve tu perseverancia, escucha tus oraciones y te honrará en el momento adecuado. Dejar de usar la autoridad espiritual Dios te dio autoridad en Su Nombre para enfrentar los problemas. Si no la usas, el diablo, al ver que no la empleas, vendrá contra ti con todo. Es una guerra: o atacas o eres atacado. No importa quién te amenace, quién desee tu mal o los grandes problemas que se acerquen a ti. Dios te protege, nada te afectará. Es posible que no tengas las mismas herramientas que la mayoría de las personas tienen para alcanzar el éxito financiero, como apariencia, educación, dinero, etc. Pero si tienes a Dios, ya tienes todo lo que necesitas. Prosperidad con Dios Estas reuniones se llevan a cabo todos los lunes, pero te esperamos especialmente este 30 de octubre, principalmentea las 7:30 p. m., en Av. Cañoto núm. 259, en el primer anillo, o en la Universal más cercana.

Comments


bottom of page