top of page

Quien tiene sed se dirige a las aguas



En Isaías 55:1-2 está escrito: «Todos los sedientos, venid a las aguas; y los que no tenéis dinero, venid, comprad y comed. Venid, comprad vino y leche sin dinero y sin costo alguno. ¿Por qué gastáis dinero en lo que no es pan, y vuestro salario en lo que no sacia?».


¿Cuántas personas están sufriendo, perdidas, desorientadas, queriendo matarse? Solamente Dios puede hacer algo por ellas. Pero tienen que querer buscarlo, así como un enfermo va al médico cuando tiene dolor.


Cuando Dios dijo: «Todos los sedientos, venid a las aguas», Él no se refirió a cualquier persona, sino solo a las que tienen sed.


Después, Dios dijo: «Venid, comprad vino y leche sin dinero y sin costo alguno». Es decir, Él señaló que es necesario ir a Él con alegría. Y agregó diciendo: «¿Por qué gastáis dinero en lo que no es pan, y vuestro salario en lo que no sacia?», refiriéndose a las cosas vanas, a la vanidad.


Quien quiere tener un alma saludable, debe ir hacia Dios. Quien quiere tener el Espíritu Santo debe sacrificar, pagar el precio. Dios está en todos los lugares, pero la Iglesia simboliza el Cuerpo del Señor Jesús. Entonces, cuando la persona va a la Iglesia, muestra que su alma está desesperada. En la Iglesia, la persona encuentra un ambiente sublime, escucha la Palabra de Dios y razona. Por lo tanto, la persona que quiere cambiar de vida debe ir a la Fuente de las aguas y beber de lo mejor que Dios tiene para darle a ella.

Comments


bottom of page