top of page

¿Qué hacer cuando crees no tener la fe ni las fuerzas para continuar?


Muchos dicen que la clave para lograr tus sueños está en perseverar, y no es incorrecta. Es verdad que todos necesitan seguir adelante y no decaer. Sin embargo, ¿qué pasa cuando los problemas superan tus propias fuerzas?, sobre todo cuando solo hay fracasos en tu vida, todo te sale mal, o bien, cuando creías haber logrado algo, lo pierdes y solo das pasos hacia atrás. Bajo el intento de cambiar de vida y de parar con su sufrimiento, algunos intentan hacer cambios externos: cambian de carrera, de empleo, de ciudad e incluso de pareja; pensando que la razón de su fracaso económico, adicciones o problemas matrimoniales se debe al entorno en el que viven o las personas que les rodean. A pesar de tomar estas iniciativas, la sensación de que algo está fallando continúa en ellas. Las fuerzas, el ánimo, la perseverancia e incluso la fe son carentes, mientras que el desánimo, la debilidad y la duda les sobran. Cuando llegan a ese punto, muchos desisten de vivir o se entregan a las facilidades del mundo sin pensar en las consecuencias. Sin embargo, en lugar de verse realizados, la destrucción es tan grande que algunos ya no logran ver la luz al final del túnel. Al vivir ese tipo de realidad, muchos desean darle vuelta a la hoja y recomenzar desde cero. Pero la gran pregunta es: ¿por dónde comenzar? La reunión para aumentar tus fuerzas y tu fe… Está escrito: «Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe.» (Lucas 17:5). Aun cuando la persona cree que su vida está destruida y que ya no hay remedio para ella, Dios encuentra en la destrucción el escenario perfecto para crear una nueva historia. Lograrlo requiere de un poder extraordinario que todos, sin excepción, posen: la fe. Esta no tiene nada que ver con creencias o una religión, en realidad, la fe es el arma para vencer cualquier adversidad de tu vida. Si examinas bien las Escrituras, podrás darte cuenta de que simples seres humanos (muchos de ellos no tenían nada que ofrecer en la vida) lograron lo imposible cuando tomaron la decisión de entregarse a Dios y a Su voluntad, confiando que Él los guiaría y protegería en los momentos más peligrosos. Y así fue, su fe destacó en medio de las dificultades. Y hoy no es diferente. Por eso, este domingo 27 de agosto, te esperamos en la Reunión del Espíritu Santo. Este encuentro es para ti que ya estás cansado de pensar que Dios no te oye, o que tener fe no sirve de nada. Sin embargo, esta es la oportunidad para que aprendas a usarla y por medio de ella venzas lo imposible.

Comentarios


bottom of page