top of page

¿Por qué vigilar?


«El destructor ha subido contra ti. Monta guardia en la fortaleza, vigila el camino; fortalece tus lomos, refuerza más tu poder.» (Nahúm 2:1). Sabemos que el diablo vive alrededor de los que temen a Dios. Por eso, guardamos nuestros corazones para no pecar. Es en ese cuidado y dirección del Espíritu Santo, que fortalecemos nuestros brazos para servirle con una fe inteligente. Por Ester Bezerra


Commentaires


bottom of page