¿Por qué vacilar entre dos pensamientos?