¿Por qué es importante alimentarse bien?

Alimentarse bien es mucho más importante de lo que se imagina. Actualmente, el 20 % de las muertes en el mundo son provocadas por dietas pobres, carentes de granos integrales, frutas, hortalizas, castañas y semillas, de acuerdo con un estudio publicado en 2019 por la revista especializada The Lancet. La investigación analizó los datos de 210 mil participantes, recolectados durante 32 años, y también reveló que la carne roja y la carne procesada (salchichas y platos preparados) están en el tope de la lista de alimentos inflamatorios, es decir, que causan infarto y accidente cerebrovascular (ACV), entre otros problemas de salud.

Mientras estos alimentos provocan muertes precoces, otros ayudan a prevenir la buena salud, incluso revierten las inflamaciones, como los vegetales.

El tema es que las personas aparentemente saludables, por lo general, no se preocupan por alimentarse bien, y el cuidado con la salud solo nace cuando aparece algún problema.

El médico Gustavo Feil, especialista en nutriología, afirma que hay una relación directa entre la mala alimentación y la diabetes, la presión alta y las cardiopatías: “el origen de la gran mayoría de las enfermedades está directamente conectado con la alimentación inadecuada, basada en alimentos pobres en nutrientes y ricos en grasas, carbohidratos simples y azúcares. Hoy en día, tenemos mucha diversidad de alimentos saludables en la industria alimentaria. La mala alimentación es consecuencia de un hábito equivocado”.

Para mantener una dieta saludable, el especialista recomienda que deben conocerse los grupos alimentarios: carbohidratos, proteínas, vegetales y frutas. Por otro lado, indica que la manera más saludable de alimentarse es diversificar el consumo de los alimentos del mismo grupo: “es importante no usar alimentos de un mismo grupo en la misma comida. Aliméntese un día de la semana con arroz, al otro día con pastas, al otro con papa, y así sucesivamente. Para que el plato sea nutritivo es necesario que contenga todas las clases alimentarias, y para que sea atractivo debe tener una buena presentación y alimentos que estimulen el paladar”.

Un consejo para realizar este cambio, sin aumentar mucho los gastos, es ir a las ferias, donde se suelen encontrar alimentos con menos agrotóxicos que los disponibles en los supermercados. Además, averiguar y comprar alimentos de temporada también ayuda a abaratar costos. “No es que comer cueste muy caro, sino que los alimentos industrializados, al ser producidos en gran escala, aparecen en las góndolas con valores menores y más atractivos que los alimentos provenientes de la naturaleza o los que debemos cocinar para ingerir”, dijo Feil.

El médico da otra recomendación: “elija alimentos que usted puede pelar y/o cocinar para ingerir y evite los que usted solo tenga que abrir un paquete para comer. En la medida de lo posible, prepárese usted mismo su comida. Esto lo ayudará a disminuir de a poco la ingesta de azúcares, grasas y carbohidratos. Opte siempre por frutas y verduras”. Aprenda más con la imagen.