top of page

Nunca más a oscuras | 6° Día: Acuérdate de mí



No te acuerdes de los pecados de mi juventud ni de mis transgresiones; acuérdate de mí conforme a Tu Misericordia, por Tu Bondad, oh SEÑOR. Salmos 25:7

– 6º Día: Acuérdate de mí.

– Tenemos dos maneras de pedir que Dios Se acuerde nuestra juventud: de manera religiosa o de manera temerosa.

– La manera religiosa, nos hacer autoengañarnos, apoyándonos en obras… qué hicimos… que sabemos, que tenemos, que podemos, jactándose, y como el joven es fuerte, en la flor de la edad, tiende a hacer muchas cosas.

– La manera fervorosa es la que nos hacer reconocer que, en nuestra juventud, hicimos muchas cosas movidos por el impulso del corazón, éramos más emotivos, apoyándonos más en nuestra fuerza, disposición y valentía que en la razón, el temor y la moderación.

– Así que debemos hacer igual que David, pedirle a Dios que no Se acuerde, que considere nuestros pecados de la mocedad sin el temor que Le tenemos en el presente, pues hemos aprendido a confiar y a apoyarnos en la Misericordia y en la Bondad del Señor y no en nuestra capacidad.

– Otra cosa muy importante en este versículo de hoy, es que no podemos aceptar que nada del pasado — pecados, errores que cometimos o que cometieron contra nosotros— sea arrastrado por la vida. Pasado es pasado, y si ya fue confesado y abandonado, ya fue perdonado, y ya está.

– El Señor Jesús nos enseña acerca de esta necesidad, vea lo que Está Escrito en Marcos 10:20:

Y él Le dijo a Jesús: ‘Maestro, todo esto lo he guardado desde mi juventud’. Jesús, mirándolo, lo Amó y le dijo: ‘Una cosa te falta: ve y vende cuanto tienes y da a los pobres, y tendrás tesoro en el Cielo; y ven, Sígueme’. Pero él, afligido por estas palabras, se fue triste, porque era dueño de muchos bienes. Marcos 10:20

– ¿Hemos aprendido y madurado con nuestros propios errores de la juventud o los repetimos y perdemos las Oportunidades más grandes de nuestra vida?

– Cada uno debe contestarse esta pregunta a sí mismo.

Deje acá su comentario, seguramente ayudará a otros.

¡Nunca más a oscuras!

¡Y los que ya somos Bautizados con el Espíritu Santo, seamos Usados como nunca antes!

Obispo Júlio Freitas

Comentários


bottom of page