top of page

Nacer de Dios


«Y aquel en quien se sembró la semilla en pedregales, este es el que oye la palabra y enseguida la recibe con gozo; pero no tiene raíz profunda en sí mismo, sino que solo es temporal, y cuando por causa de la palabra viene la aflicción o la persecución, enseguida tropieza y cae.» (Mateo 13:20-21).

Entusiasmarse con el ambiente de la iglesia o maravillarse con los mensajes no es más que emoción. Ser una nueva criatura es nacer del agua y del Espíritu, es decir, de Dios. Por Ester Bezerra



コメント


bottom of page