top of page

La paz es la condición para que el amor prospere


Hay algo muy importante que todos necesitan saber: para lograr un cambio en la vida amorosa, es necesario que ocurra un cambio en el interior de la persona, pues es muy difícil estar en una relación con alguien que no se esfuerza por ser mejor. Si te identificas, puedes hacer una autoevaluación para saber cuál es la raíz del problema y así, poder, por ejemplo: perdonarte a ti mismo y a los demás, separar el pasado del futuro y resolver las cuestiones emocionales. Pues cuando no estás bien emocionalmente, explotas contra tu pareja y te conviertes en una esponja que lleva consigo puras emociones negativas. Pero lugar de absorber lo negativo, tu rostro debe reflejar la gloria de Dios, que promueve la paz, la luz y es una fuente que brota para la vida eterna. Cuando Moisés descendió del Monte Sinaí después de hablar con Dios, su rostro se iluminó. Pero hay muchas personas cuyos rostros reflejan el rencor, el cansancio de vivir, la tristeza y la falsedad. Sin embargo, cuando intentan ocultar sus defectos, se están resistiendo a los cambios. Y Dios resiste a los soberbios, pero da gracia a los humildes (lee Santiago 4:6). Cuando hay humildad, el Señor puede ayudar a la persona, por más grande que sea su error. El cambio que viene de Dios es verdadero y completo Cuando Él entra en una vida, esta no solo mejora, sino que ocurre una transformación desde su interior; se convierte en otra persona. De esta manera, si alguien tiene el Espíritu de Dios, cuando las personas lo ven, deben verlo a Él. Por otro lado, si una persona tiene un mal comportamiento, si no puede poner en práctica lo que aprende en la Palabra de Dios, es porque hay un espíritu maligno actuando en su interior. Todo comienza con la paz Entonces, el mejor camino dentro de una relación es buscar la paz en pareja. Por ejemplo, cuando una persona hace que su pareja reviva los malos momentos con la intención de que no vuelva a suceder, eso no funciona, ya que solo mantiene la herida abierta. Por eso, es importante que la persona perdone, porque guardar rencor es reabrir la herida (si sigues recordando, te enojarás y no permitirás que tu pareja tenga paz). Y eso no funciona, porque no puedes avanzar. Conclusión: una relación necesita tener paz constante, porque las personas, en el fondo, desean vivir en paz (consigo mismas y con los demás). A nadie le gusta convivir con una persona difícil. Sin embargo, hay parejas que refuerzan la mentira, el rencor, la vida secreta, las peleas, los insultos, la necedad y muchos otros comportamientos que roban la paz de la relación. Para crecer, es necesario tener paz primero. Terapia del Amor Puede que pienses que tu situación amorosa o familiar no tenga remedio, pero ¡todo puede cambiar a través de la fe! Y una oportunidad para luchar y perseverar por esta área es en las reuniones de la Terapia del Amor. Acude este jueves 7 de diciembre a la reunión que se llevará a cabo en el Templo de la Fe: Avenida Cañoto núm. 259, en el primer anillo, especialmente a las 7 p. m.

Además, le daremos continuidad al propósito deEl Revelador del Alma. Este encuentro te abrirá la visión, ¡no te lo puedes perder!

Comments


bottom of page