top of page

La mezcla


Para que la Palabra dé frutos, necesita ser recibida con fe. No tiene sentido aceptarla de buena gana, si no se hace nada con respecto a lo que ella ordena. Así como no sirve de nada escuchar la Palabra, si se deja que las propias opiniones, conceptos y preconceptos prevalezcan en lo más profundo de su ser. Aquellos que no mezclan la fe con el mensaje recibido no aprovechan el tesoro que disfrutan. «Porque en verdad, a nosotros se nos ha anunciado la buena nueva, como también a ellos; pero la palabra que ellos oyeron no les aprovechó por no ir acompañada por la fe en los que la oyeron.» (Hebreos 4:2). Por Núbia Siqueira

Comments


bottom of page