top of page

Junio: el Mes de la honra

Prepárate para este periodo especial


El mes de junio, en todas las Universal, será el Mes de la Honra para aquellos que desean poner a Dios en primer lugar. Pero ¿sabes por qué necesitamos priorizar a Dios?


Lo que precisas saber


Este mundo incentiva a las personas a ser las primeras en todo. Sin embargo, en la Biblia, vemos que Dios honra a aquellos que Lo ponen en primer lugar en sus vidas. Esto implica un sacrificio personal. La persona necesita dejar en el Altar de Dios su ego, sus propios deseos, sus planes y todo lo que la representa, porque Dios solo se revela a aquellos que se entregan a Él.

Pero mientras uno no comprenda este principio, su fe no tendrá resultados. He aquí la respuesta del porqué muchos continúan angustiados por las adversidades que los rodean: hijos en las drogas, economía por el suelo, familia desintegrada…, y la lista podría seguir.

En cambio, aquel que decide ser fiel a Dios y priorizarlo, actúa diferente, desafía su enfermedad, su crisis económica, etc., y busca que el Señor cumpla Su promesa.

 Esa fue la actitud de Abraham. Cuando escuchó que su sobrino fue secuestrado, Abraham no se dejó llevar por el miedo, sino todo lo contrario se armó él mismo, y a los 318 hombres más capaces de su casa, de la promesa de Dios. Y así fue como vencieron, logrando rescatar a Lot.

Los siglos han pasado, pero el poder de Dios sigue siendo el mismo. Por eso, cuando nos armamos de las promesas de Dios, desafiaremos lo que nos aflige.

Ahora bien, el hecho de mantenerse fiel a Dios no significa que las adversidades dejarán de surgir. Sino que en medio de ellas Le mostramos que mantenemos esa fidelidad a Él en las buenas y las malas. Nuestra reacción ante esos momentos Le revelan si los tomamos como un reto o una excusa para abandonar la fe.

Pero lo que muchos olvidan es que justo en las horas difíciles vemos que Dios también se muestra fiel para quien se aferra a las promesas divinas.


¡Participa!


Del 2 al 9 de junio, en todas las Universal, será la semana del desafío, un periodo en el que probaremos a Dios y buscaremos, por medio de la fe, el cumplimiento de Sus promesas.

Commentaires


bottom of page