top of page

Jornada Rumbo al Pentecostés


Esta semana iniciaremos el propósito de fe especial «Jornada Rumbo al Pentecostés». A partir del 12 de abril, se llevan a cabo 7 miércoles dirigidos para el bautismo con el Espíritu Santo. Y para aquellos que ya tienen el Espíritu de Dios, será un momento de fortalecimiento.

El contexto: En todas las Universal vivimos el periodo de la Semana Santa, en el que acompañamos los últimos pasos del Señor Jesús en forma de hombre, antes de la crucifixión. El Viernes Santo el cordero fue sacrificado. El Sábado de Gloria, Él le quitó la autoridad al diablo sobre la muerte humana. Para finalmente, el domingo, resucitar, porque la muerte no encontró ninguna culpa en Él. Jesús pagó el precio por nuestros pecados y para posteriormente hacer algunas apariciones. Por ejemplo, para Pedro y el pequeño grupo más cercano (Lucas 24:50-53), para dos discípulos en el camino a Emaús (Lucas 24:13-36) y para 500 personas simultáneamente (1 Corintios 15:6). Después de la Pascua ocurrió el Día de Pentecostés, en el que el Espíritu Santo fue derramado sobre los discípulos (Hechos 2). El Espíritu Santo también es una Persona Divina, por lo tanto, Él es coparticipante con el Padre y el Hijo. El Señor Jesús prometió que Él vendría para ayudarnos hasta el fin: «Y yo le pediré al Padre, y él les dará otro Consolador para que los acompañe siempre: el Espíritu de verdad, a quien el mundo no puede aceptar porque no lo ve ni lo conoce. Pero ustedes sí lo conocen, porque vive con ustedes y estará en ustedes.» (Juan 14:16-17). Así, Dios cambió Su forma humana, que estaba limitada a un espacio físico, por la forma en Espíritu, con la cual puede habitar con las personas de todo el mundo. Por eso, aprovecha la «Jornada Rumbo al Pentecostés» para tener esto de manera práctica en tu vida. Cuida tu alma Participa este 19 de abril en el segundo miércoles de esta «Jornada Rumbo al Pentecostés». Te esperamos en Av. Cañoto #259, en el primer anillo o en la Universal más cercana. No te pierdas este momento especial en el que, por tu fe, saldrás lleno de la presencia de Dios.

Comments


bottom of page