top of page

Era de un corazón y un alma, pero...

“La congregación DE LOS QUE CREYERON era de un corazón y un alma; y ninguno decía ser suyo lo que poseía, sino que todas las cosas eran de propiedad común”. Hechos 4:32 


“PERO cierto hombre llamado Ananías, con Safira su mujer, vendió una propiedad, y se quedó con parte del precio, sabiéndolo también su mujer; y trayendo la otra parte, la puso a los pies de los apóstoles. Mas Pedro dijo: Ananías, ¿por qué ha llenado satanás tu corazón para mentir al Espíritu Santo, y quedarte con parte del precio del terreno?”. Hechos 5:1-3


bottom of page