top of page

Envidia en la vida sentimental: señal de un mal espiritual


Cuando hablamos de un mal espiritual hacemos referencia al dominio que ejerce un espíritu inmundo en la vida de una persona, esto puede ser a través de pensamientos malos, sentimientos, enfermedades sin causa aparente, malos deseos, experiencias paranormales como ver sombras u oír voces, entre otros. La envidia, en sí misma puede ser considerada una perturbación espiritual porque no solo lleva a la persona a desear lo que otros tienen, sino que genera en ella sentimientos de odio, rencor y rechazo, llevando a algunos a realizar cosas malas que en casos extremos llevan a la muerte. «Porque donde hay envidia y contención, allí hay perturbación, y toda obra perversa.» (Santiago 3:16). Bíblicamente, la Palabra nos muestra que la envidia tiene un origen maligno. Y por ello nos orienta a eliminarla de nuestra vida: «Vivamos con honestidad, como a la luz del día, y no andemos en glotonerías ni en borracheras, ni en lujurias y lascivias, ni en contiendas y envidias. Más bien, revistámonos del Señor Jesucristo, y no busquemos satisfacer los deseos de la carne.» (Romanos 13:13-14). Envidia y vida sentimental Si bien la envidia está presente en muchas áreas y ámbitos de la vida, al tratarse de la vida amorosa ese sentimiento se potencializa, pues directamente está atacando un tema del corazón e involucra a un ser querido. Cuando este mal se hace presente en la vida de una pareja, hay ciertos síntomas a tomar en cuenta:

  1. Comparaciones constantes, generando un ambiente de competencia y rivalidad entre los dos.

  2. Minimiza los logros del otro.

  3. Comentarios negativos sobre cosas que le importan a su pareja.

  4. Le molesta la felicidad de su pareja.

  5. Falta de apoyo. La persona muestra actitudes negativas ante todo lo que hace su pareja.

  6. Protagonismo. Sin importar la situación, siempre quiere opacar a su pareja o hacerla quedar mal enfrente de los demás.

  7. Comportamientos pasivo-agresivos.

  8. Chismes, habla mal de su pareja para otras personas.

  9. No obstante, en muchas ocasiones la persona se comporta de esta manera, pero la envidia, como un sentimiento maligno, va a querer destruir a la pareja.

¿Cómo ser libre? El único camino es arrancar la raíz del mal, pues mientras la persona viva oprimida, solo estará pasando de un problema a otro y nunca conseguirá verdaderamente terminar con aquello que la atormenta. Y una vez que su interior esté libre de todo mal, se debe buscar ser lleno de la presencia de Dios. «Entienda que, si usted quiere tener una vida con abundancia, eso debe comenzar en su interior y no en el exterior. Quien tiene el Espíritu Santo no le tiene envidia a nadie, porque ya tiene al Todopoderoso en su interior», comentó el obispo Macedo. Viernes de Liberación Espiritual Si deseas ser libre de la envidia, y quieres la protección que viene de lo alto, te invitamos a participar todos los viernes en esta reunión especial, hecha exclusivamente para liberar a las personas de toda obra maligna por medio de su fe. Asimismo, no te puedes perder la cadena de los «7 viernes para vencer a los espíritus malignos», este viernes 18 de agosto será el tercero. Si te sientes oprimido, atormentado, desesperado, con miedo, ves sombras o sientes que no encuentras salida, no dudes en asistir. Te esperamos en Av. Cañoto #259, en el primer anillo; o en la Universal más próxima a tu domicilio. Consulta la ubicación haciendo clic aquí.

Commentaires


bottom of page