top of page

¿En dónde está su confianza?


Maldito el hombre que confía en el hombre, aunque, este hombre sea él mismo. ¿Sabe por qué no podemos confiar ni en nosotros mismos? Nuestros sentimientos y emociones nos traicionan. Nuestra propia fuerza ante el pecado no es nada. Y nuestra autosuficiencia nos lleva a la infidelidad y a la ruina. Por Núbia Siqueira

Commentaires


bottom of page