top of page

El problema del lengualarga


Las personas que tienen la lengua grande (en sí, los chismes) son las que menos logran verse a sí mismas. Eso sucede porque el soplón no logra ver sus propios defectos. Entonces, para no mirar sus fealdades, tienen que cuidar la vida de los demás. Todo lengualarga tiene mucha «suciedad» para limpiar, pero como no quiere, se ocupa de la vida ajena. ¿No es así? Por Núbia Siqueira


Comments


bottom of page