top of page

El león y la cobra


«Con sus propias manos te levantarán para que no tropieces con piedra alguna. Aplastarás al león y a la víbora; ¡hollarás fieras y serpientes!» (Salmos 91:12-13). El Espíritu Santo nos protege para que no tropecemos con ninguna piedra. Cuando estamos firmes en Su Palabra, hasta podemos pisar al mal, pero este no nos afectará, pues estamos seguros en Su mano poderosa. Por Ester Bezerra


Comments


bottom of page