top of page

El deseo de venganza impide la paz de Dios

“Porque SI PERDONÁIS A LOS HOMBRES sus ofensas, OS PERDONARÁ TAMBIÉN A VOSOTROS VUESTRO PADRE CELESTIAL; MAS SI NO PERDONÁIS a los hombres sus ofensas, TAMPOCO VUESTRO PADRE OS PERDONARÁ vuestras ofensas”. Mateo 6:14-15


bottom of page