top of page

¡El corazón contrito y humillado jamás será despreciado por Dios!

“¿Qué daré al Señor por todos Sus beneficios para conmigo? Alzaré la copa de la salvación, e invocaré el Nombre del Señor”. Salmos 116:12-13 “Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado; al corazón contrito y humillado no despreciarás Tú, oh Dios”. Salmos 51:17


Comments


bottom of page