top of page

El compromiso de los salvos


«Cuando Yo diga al impío: “Ciertamente morirás”, si no le adviertes, si no hablas para advertir al impío de su mal camino a fin de que viva, ese impío morirá por su iniquidad, pero Yo demandaré su sangre de tu mano.». (Ezequiel 3:18). El Señor dice que el alma que peque, morirá (Ezequiel 18:4). Por eso, Sus siervos han salido por el mundo anunciando Su Palabra de redención a través de Su Hijo Jesús. Aquellos que rechazan la Copa de la salvación morirán eternamente, pero los que han anunciado las Buenas Nuevas en obediencia, tendrán la vida eterna como siervos buenos y fieles a su Señor. Por Ester Bezerra


Kommentare


bottom of page