top of page

El Clamor de Dios a los oídos de los ingratos

“Ve y clama a los oídos de Jerusalén, diciendo: Así dice el Señor: ‘De ti recuerdo el cariño de tu juventud, el amor de tu desposorio, de cuando Me seguías en el desierto, por tierra no sembrada”. Jeremías 2:2


bottom of page