top of page

El aliento de vida


«Entonces el Señor Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz el aliento de vida; y fue el hombre un ser viviente.» (Génesis 2:7). En la creación, Dios sopló en el hombre el aliento de vida, volviéndolo alma viviente. Cuando Su Hijo vino y resucitó en el día de Pentecostés, sopló sobre Sus discípulos y estos se convirtieron en espíritu vivificante. Lo mismo sucede hoy con los que creen en Él. Por Ester Bezerra

Comments


bottom of page