top of page

El abrigo del Altísimo


«El que habita al abrigo del Altísimo morará a la sombra del Omnipotente. Diré yo al Señor: Refugio mío y fortaleza mía, mi Dios, en quien confío.» (Salmos 91:1-2). La protección de Dios sobre aquel que entrega su vida en las manos del Altísimo es automática. Cada día, el Señor lo acompaña y lo fortalece, dándole visión y dirección para permanecer fiel a Sus Consejos y así, honrarlo siempre. Por Ester Bezerra

コメント


bottom of page