top of page

Dios odia la hipocresía


La sinceridad llama la atención de Dios y es eso lo que falta en las personas. La mayoría de ellas viven fingiendo, de acuerdo con la apariencia y con el glamor de este mundo y se olvidan de la sinceridad. Puedes ser la peor criatura en la faz de la tierra, la más sucia y la más podrida, pero si eres sincera, Dios te va a dar una oportunidad, porque Él está buscando personas auténticas, transparentes y puras, a pesar de que todos somos pecadores. Dios hace la separación de aquellos que son sinceros de los que no lo son. Él ha hablado: «… este pueblo se acerca con su boca y me honra solo con sus labios; pero su corazón está lejos de Mí, y su temor de Mí está basado en mandamientos de hombres.» (Isaías 29:13). Ese tipo de personas son las que más hay adentro de las iglesias y de las religiones: hipócrita. Cuando una persona es fingida, ella prueba para sí misma que no cree en Dios, a pesar de estar dentro de una iglesia, cantar alabanzas, ser ofrendante y fiel en sus primicias. Ella guarda en su interior las marcas de sus errores, no los confiesa para Dios y continúa cubriéndose con el rencor de la religiosidad. Esto fue lo que Jesús encontró en los judíos. Él condenó, censuró y advirtió a Sus discípulos y seguidores diciendo: «… guárdense de la levadura de los fariseos y de los saduceos.» (Mateo 16:6), que es la hipocresía. Entonces, hazte un bien a ti mismo: abre tus ojos y cuídate para no caer o cometer el mismo error que los fariseos. De nada sirve que una persona hasta baile música cristiana, pero en el fondo carga en su interior ese pecado.

Comentários


bottom of page