top of page

Dios es grande y no desprecia a nadie

A diferencia de lo que sucede en este mundo, donde las personas consideradas importantes, como grandes empresarios, celebridades y autoridades en general, solo quieren estar con personas que estén en el mismo nivel, Dios, el único verdaderamente Grande y Todopoderoso que desea estar con los rechazados y menospreciados de este mundo. ¿No lo crees? Lee lo siguiente:

«Dios es poderoso, pero no desprecia a nadie, es poderoso en la fuerza del entendimiento.» (Job 36:5).

El Señor Jesús conoce el dolor del desprecio, Lo vivió en carne propia cuando se despojó de Su gloria para venir a este mundo:

«Fue despreciado y desechado de los hombres, varón de dolores y experimentado en aflicción; y como uno de quien los hombres esconden el rostro, fue despreciado, y no lo estimamos.» (Isaías 53:3).


Invitación

Dios quiere estar especialmente con los «pequeños», es decir, los despreciados, rechazados, incapaces, aquellos que no tienen recurso alguno. Él no se avergüenza de ti; al contrario, te extiende la mano las 24 horas al día para recibirte en Su Casa.

Querido lector(a), tal vez la historia de tu vida ha sido de rechazo, de desprecio, de una persona que se ha sentido impotente ante los problemas; sin embargo, ahora sabes que tienes la oportunidad de buscar y acercarte a este Dios tan grande. Créelo, Él te quiere escuchar.

Por eso, este domingo 14 de abril, estás invitado a la Reunión del Espíritu Santo, ven a sentarte a la mesa del Rey y a participar de la Santa Cena. Por medio de tu fe, Él se mostrará grande en tu vida.


Te esperamos especialmente a las 09:30 a. m., en el Templo de los Milagros: Av. Cañoto # 259, en el primer anillo. O bien, participa en la Universal más cercana.

Comments


bottom of page