¡De Dios nadie se burla!

Acompañe la palabra amiga del obispo Macedo