top of page

Día 14º: Mis ojos están en el Señor

De continuo están mis ojos hacia el Señor, porque Él sacará mis pies de la red. Salmos 25:15

14º Día: Mis ojos están en el Señor


– Son tantas las responsabilidades, las necesidades, las cosas que hacer en el día, además de los problemas que nos contrarían, pero nada de eso es más importante que elegir mirar de continuo con los ojos de la fe-inteligente, con atención, al Señor Jesús.

– Como en este Ayuno de Daniel ¡Nunca más a oscuras! Todos los que un día enfocaron sus ojos en la Palabra, su mente en las Cosas De Dios y su atención en el Señor fueron Alumbrados, su entendimiento fue Alumbrado por el Espíritu Santo, que nos revela en qué necesitamos cambiar, qué debemos hacer, hablar… priorizar.

– ¿Cuántos tropiezos en la vida, malas elecciones, malas decisiones podrían haber sido evitadas si nosotros hubiéramos elegido mirar de continuo al Señor? La Respuesta es ¡Todas!

– Alguien preguntará: ¿Pero cómo es posible mirar al Señor, si Él es invisible? Lo miramos, cuando leemos, meditamos en Su Palabra y la obedecemos. Haciendo así, estamos mirando al Señor.

– El Señor Jesús nos enseña acerca de esta necesidad, vea:

La lámpara de tu cuerpo es tu ojo; cuando tu ojo está sano, también todo tu cuerpo está lleno de luz; pero cuando está malo, también tu cuerpo está lleno de oscuridad. Lucas 11:34

 – La pregunta que debemos hacernos es:

¿Hemos estado mirado al Señor, a Su Palabra, o a nuestras limitaciones, a las personas, a los problemas?

                – Cada uno debe contestarse esta pregunta a sí mismo.

Deje acá su comentario, seguramente ayudará a otros.

¡Nunca más a oscuras!

¡Y los que ya somos Bautizados con el Espíritu Santo, seamos Usados como nunca antes!

Obispo Júlio Freitas



Commenti


bottom of page