top of page

Cuando la persona tóxica eres tú


Una sustancia tóxica es aquella que le hace daño al ser humano, que puede hacerlo enfermar y hasta llevarlo a la muerte. Lo mismo se aplica en las relaciones. Cuando una persona es carente, por ejemplo, ella se apega mucho a la pareja, y eso no es saludable. «El amor y el cariño son cosas buenas, pero en exceso se vuelve una humillación, como si la persona estuviera mendigando el amor y eso la satura. Hace que la otra persona no tenga espacio para expresar de regreso el amor de ella por ti, porque siempre estás encima de ella, sofocando. Entonces, eso también puede ser tóxico en la relación. Esa cuestión de regular las cosas buenas es muy interesante, es algo que merece la atención», explicó Renato Cardoso, coautor del libro Noviazgo Blindado. ¿Tóxico, yo? En diversos medios es común encontrar temas y consejos sobre las medidas que necesitas tomar cuando tu pareja o la persona con la que tienes algún vínculo es tóxica. Pero ¿qué pasa si sospechas que la persona tóxica de tus relaciones eres tú? Algunas señales de que eres tú quien está dañando a los demás son:

  • Las personas prefieren evitar tu compañía

  • La gente no te dice lo que piensa, no quiere discutir contigo o refieren que te tienen miedo

  • Eres alguien celoso o controlador

  • Mientes continuamente

  • En ti hay inseguridad, miedo al cambio o baja autoestima

  • Tu manera de ver las cosas es pesimista

  • Te escondes debajo de la «piel de cordero», pero manipulas a las personas

  • Exiges pasar demasiado tiempo con tus seres queridos

Para los expertos, el primer paso para cambiar es ser sincero(a) contigo mismo(a). Es importante reconocer tus errores para que puedas trabajar en ti y ser alguien diferente. Si bien puede parecer difícil para algunos, es posible lograrlo. Terapia del Amor Todos los jueves, en la reunión de la Terapia del Amor podrás empezar este proceso para evitar daños en tu familia o vida sentimental. Le daremos continuidad al propósito del Fin de la Lepra en la Vida Amorosa.

Antiguamente la lepra era una enfermedad incurable que causaba que los demás, incluyendo familiares, se alejaran de la persona que la padecía. Hoy, la lepra no es física, sino interna. Quizá una herida del pasado que no has logrado sanar o determinadas actitudes del presente hacen que los demás se alejen de ti o que tus relaciones no funcionen. Sin embargo, es posible curarte internamente y encontrar la felicidad en el amor. No lo dejes pasar, infórmate sobre los horarios de la reunión de la Universal más cercana a tu domicilio.

ความคิดเห็น


bottom of page