top of page

¿Conoces los síntomas de la envidia?

La envidia es un sentimiento que puede afectar tu vida mucho más de lo que imaginas. Aunque para muchos sea una superstición, la envidia es un sentimiento universal que surge de mirar en los demás lo que no tienes y quererlo para ti. Generalmente ocurre entre personas cercanas o semejantes. Por eso, la envidia puede surgir entre los amigos, en el trabajo y hasta en la familia.

Es importante señalar que no todos los que sienten envidia hacen maldades para perjudicar a los demás, sin embargo, eso no disminuye los daños que le acarrea a sí misma. Algunos síntomas de envidia son:

Sentimientos negativos hacia los logros de los demás, estos pueden ser molestia, irritabilidad, tristeza, ira, odio, sensación de que es una injusticia, etc.

• Comentarios maliciosos: quien tiene envidia, sin importar qué haga la otra persona, siempre la va a mal interpretar, y tratará de disminuirla.

• Baja productividad: normalmente aquel que envidia o es víctima de esta, se distrae de sus tareas diarias por verse involucrada en chismes y el ambiente en donde está se ve afectado, desmotivando a todos los que la rodean.

• Insatisfacción online: las redes sociales se han convertido en un escaparate para que las personas muestren sus logros, opiniones e insatisfacciones, promoviendo de una u otra manera la envidia entre quienes las frecuentan.


Envidia y fe


La Biblia alerta sobre los males de la envidia. En Proverbios 14:30 dice: «El corazón tranquilo da vida al cuerpo, pero la envidia carcome los huesos.». Hay personas que hoy están llenas de enfermedades, depresión, amargura y resentimientos; están estancadas y no consiguen superarse porque tienen envidia.


Esta, más allá de ser un sentimiento, es un espíritu que altera la percepción de las personas y promueve la rivalidad. Algunos, movidos por ese espíritu maligno, recurren a la brujería para librarse de aquello que sienten, pero terminan dañándose a sí mismas aún más. Sin embargo, para aquellos que buscan en Dios su protección, aunque la persona envidiosa obstaculice la vida de los otros mediante críticas, chismes y mentiras; al final el mal que esa persona desea termina regresándosele, pues está escrito: «Bendeciré a los que te bendigan y maldeciré a los que te maldigan» (Génesis 12:3).


Viernes de Liberación Espiritual 


Si deseas ser libre de la envidia, y quieres la protección que viene de lo alto, te invitamos a participar todos los viernes en esta reunión especial, hecha exclusivamente para liberar a las personas de toda obra del mal por medio de su fe.  


Te esperamos especialmente a las 7:30 p.m. en la Av. Cañoto núm. 259, o en la Universal más próxima a tu domicilio. Consulta la ubicación haciendo clic aquí

Коментарі


bottom of page