top of page

¿Con quién has sido radical?


«Y si tu ojo derecho te es ocasión de pecar, arráncalo y échalo de ti; porque te es mejor que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea arrojado al infierno» (Mateo 5:29). El Señor Jesús predicó el radicalismo, pero no con respecto a los otros, sino con nosotros mismos. Sin embargo, muchos son radicales con los demás, justamente lo que nuestro Señor Jesús nos enseñó a NO hacer: «¿Y por qué miras la mota que está en el ojo de tu hermano, y no te das cuenta de la viga que está en tu propio ojo? ¿O cómo puedes decir a tu hermano: “Déjame sacarte la mota del ojo”, cuando la viga está en tu ojo? ¡Hipócrita! Saca primero la viga de tu ojo, y entonces verás con claridad para sacar la mota del ojo de tu hermano» (Mateo 7:3-5). Primero tenemos que lidiar con nuestras propias inclinaciones para después ayudar al prójimo con las suyas a través de nuestro testimonio. Por Cristiane Cardoso


bottom of page