top of page

¿Cómo sé que mi casa tiene cargas negativas?


¿Te ha pasado que cuando entras a un lugar, de inmediato percibes que el ambiente es pesado, denso y sofocante? Esta es la señal más común de que el espacio se encuentra cargado de energías negativas. No obstante, cabe destacar que existen más. Por mencionar algunas:

  • El o los dueños de la casa siempre tienen mal carácter, están tristes, depresivos, ansiosos y/o de mal humor.

  • El ambiente siempre es frío y muy solitario, al grado de afectar también el estado de ánimo.

  • Las mascotas de la casa o propiedad se muestran inquietas.

  • Todas las plantas que hay en el lugar se secan a pesar de los cuidados.

  • Constantemente hay peleas fuertes entre los integrantes de la familia, estas pueden terminar en agresiones.

  • Uno o todos los habitantes son víctimas de sucesos paranormales (escuchar ruidos o voces, ver entes malignos, los objetos se mueven, etc.).

  • La familia es víctima constante de robos, asaltos, abusos, entre otros.

  • El lugar siempre se ve sucio y desordenado a pesar de que se limpie constantemente.

  • De la nada aparecen malos olores de procedencia desconocida.

Pero ¿cuál es el origen de esto?

  • Un trabajo de brujería, en algunos casos puede que aparezcan objetos de la nada o hay prendas de ropa que desaparecen.

  • Haber realizado un juego esotérico (como la ouija, por ejemplo) y/o practicado un ritual maligno (ya sea que el dueño actual o anterior lo haya realizado).

  • En ocasiones una persona cargada negativamente también puede transmitir lo que lleva en su interior.

Cuando un hogar, negocio o propiedad presenta estos indicios, lo común es realizar una limpia por medio de magia blanca o negra. La cuestión es que desconocen que el verdadero origen de estas prácticas son los espíritus malignos: «Todas las personas que rechazan la gracia salvadora del Señor Jesús son presas fáciles de los trabajos de brujería. Las tinieblas, claro, solo pueden alcanzar a aquellos están en ellas, y si alguien no se encuentra en la Luz, que es Jesucristo, está expuesto a la acción del mal», explicó el obispo Edir Macedo. La limpieza que tu hogar necesita «Esparciré sobre vosotros agua limpia y seréis purificados» (Ezequiel 36:25). Por lo tanto, solo Dios puede limpiar tu hogar de toda energía oscura que ha afectado otros aspectos de tu vida. El punto es decidir confiar plenamente en Él, entregarle tu vida, obedecer Su Palabra y recibir Su presencia. Da este primer paso participando todos los viernes en la reunión de Liberación Espiritual. Por tu fe en Él, es posible darle fin a toda acción maligna. Te esperamos especialmente a las 7:30 p. m. en el Templo de la Fe: Av. Cañoto #259. O bien, acude a la Universal más cercana.


Commenti


bottom of page