top of page

Amuletos de protección

Es normal que las personas quieran protegerse ante cosas o circunstancias que no pueden controlar, como el llamado mal de ojo, o contra las pérdidas en un negocio, etc. Sin embargo, detrás de una simple pulsera, puede estar algo peor de lo que originalmente se querían proteger.

¿Qué es un amuleto? Es un objeto al que se le atribuyen propiedades de «protección o suerte», tienen diferentes formas y presentaciones, como pulseras, collares, estampas, folletos, elaborados con metal, hilo, tela, piedras, etc. Históricamente, los amuletos han sido usados desde tiempos antiguos, como puede ser visto en el ojo de Horus que era utilizado en el antiguo Egipto. Cada amuleto tiene un propósito «diferente», los hay para el amor, la suerte, contra el mal de ojo, para protección en contra de los enemigos, entre otros. ¿Por qué no son recomendables? Normalmente cuando se pide un trabajo así, se realiza un ritual para presentar a la entidad que será la encargada de «proteger» a la persona, comúnmente les dice que deben llamar a su «ángel» o «familiar» ya fallecido. Lo que en realidad se está haciendo es entregando a la persona a una entidad, dejándola más susceptible a las obras del mal. Aunque tener un amuleto pueda, aparentemente, hacer sentir a la persona un poco más segura, no hay nada que pueda darle la seguridad y protección que Dios puede brindar.

«Tal vez alguien les diga: “Preguntemos a los médiums y a los que consultan los espíritus de los muertos; con sus susurros y balbuceos nos dirán qué debemos hacer”. Pero ¿acaso no deberá el pueblo pedirle a Dios que lo guíe? ¿Deberían los vivos buscar orientación de los muertos? ¡Busquen las instrucciones y las enseñanzas de Dios!» (Isaías 8:19-20).

Meditemos, si en la Palabra dice que «es mejor refugiarse en el Señor que confiar en el hombre.» (Salmos 118:8). Ahora imagina confiar en un amuleto. Viernes de Liberación Espiritual Este viernes 9 de diciembre se va a entregar un poco del agua traída desde Israel. A través de tu fe, podrás alcanzar la liberación total y la transformación de vida al quedar limpio de toda obra del mal. Agua Sagrada de Israel El agua del estanque de Siloé estuvo presente en uno de los muchos milagros del Señor Jesús. Él después de hacer lodo y untar los ojos del ciego con eso, pidió para que él se lavara sus ojos en el estanque y el ciego regresó curado. Así como esas aguas fueron testigos del milagro en la vida de aquel hombre, también lo pueden ser en la tuya.

Te esperamos en la Avenida Cañoto #259, en el primer anillo, a las 07, 10, 12, 16 y especialmente a las 19:30 horas, si deseas conocer donde se encuentra la Iglesia Universal más cercana a tu domicilio o en la ciudad donde te encuentras haz clic aquí y entra en contacto con nosotros.

Comentarios


bottom of page