top of page

3 consejos para quebrar la maldición financiera


Muchas personas creen que tienen una maldición financiera en sus vidas, cuando en realidad el problema está en ellas. Ejemplo bíblico En 2 Reyes, está la historia de una mujer que buscó al profeta Eliseo diciendo que su marido, que era un hombre de Dios, había muerto y la dejó con una deuda. «Y una mujer de las mujeres de los hijos de los profetas clamó a Eliseo, diciendo: Tu siervo, mi marido, ha muerto, y tú sabes que tu siervo temía al Señor; y ha venido el acreedor a tomar a mis dos hijos para esclavos suyos.» (2 Reyes 4:1). Entonces, el problema no era el mal, pues él era un hombre de Dios. Pero si vas a la iglesia y no buscas a Dios también para prosperar, puedes volverte una persona de Dios, pero que vive en la miseria. ¿Cómo quebrar la maldición financiera? Para romper con la maldición financiera necesitas saber 3 consejos:

  1. No actúes por impulso

La esclavitud moderna son las deudas y muchos están así porque no controlan lo que gastan, pues gastan más de lo que ganan, compran cosas que no están en sus posibilidades y que no necesitan, solo porque vieron a otra persona que las tenía. Son esas cosas las que llevan a la persona a vivir en la esclavitud. Quiere comprar objetos que no tiene la condición de adquirir y termina endeudándose y después culpa al diablo. Por ello, las personas necesitan aprender a controlar sus impulsos, porque Dios nos dio libre albedrío, pero los negocios trabajan para que las personas vivan comprando cada vez más. • Consejo. Siempre que vayas a comprar algo pregúntate: ¿Realmente lo necesito?

2. Asume la responsabilidad Desde niño el ser humano no quiere asumir sus errores. Es parte de la naturaleza humana, eso viene desde Adán y Eva. La tendencia natural es querer poner la culpa en terceros: «mi vida no avanza a causa de eso, o de aquello…». Entonces, aprende a asumir la responsabilidad de todo en la vida, hazte cargo de la situación y mira qué puedes hacer para cambiarla. «Por ti mismo te desprenderás de la heredad que yo te di…» (Jeremías 17:4). Dios dio la herencia, pero la propia persona se está privando porque no está haciendo lo que tiene que hacerse. 3. Ten una Alianza con Dios La maldición no es quebrada con oración, si no cuando la persona decide obedecer la Palabra de Dios. Una alianza es que quieras algo con Dios y no solo algo de Dios. Hay personas que quieren solamente la bendición. Así que Dios no puede cambiar sus vidas. «Pues, ¿de qué le sirve al hombre si gana el mundo entero y pierde su vida? ¿O qué dará el hombre en rescate por su vida?» (Mateo 16:26). Alianza del Pacto Ven a ser parte de la reunión del Congreso para el Éxito. Ahí aprenderás a dejar las limitaciones atrás por medio del uso de la fe. Esta transformación comienza con la decisión de hacer un pacto con el Creador. Puedes participar todos los lunes en la reunión del Congreso para el Éxito, en la Universal más cercana. ¡Te esperamos!

コメント


bottom of page